Lo que debes saber antes de probar la coloración con plantas para no asustarte y dónde hacértelo

Comparte!

Si estás acostumbrada al tinte tradicional, y estás pensando en cambiar a una solución más natural, lee atentamente para no llevarte sorpresas.POR MAR PEITEADO 30/11/2018

coloración con plantas y salones

GETTY IMAGES

Empezó a resurgir (es una evolución de la aplicación de hennas) tímidamente, pero cada vez tiene más adeptas. Antes se aplicaba en salones muy contados y ahora es habitual encontrarla en las cartas de tratamientos de muchas peluquerías. Algunos la llaman coloración con plantas, otros con barros, pero se trata de lo mismo: una coloración natural con pigmentos de varias plantas que, mezclados con agua caliente, forman un barro que se aplica sobre el cabello y modifica su color, cubre las canas y lo trata: Da brillo, soltura y elasticidad al cabello, además de hacerle una exfoliación al cuero cabelludo, afirma Cristina Pérez, Directora Creativa de Divinité. Ahora bien, tiene sus peculiaridades que conviene conocer para evitar sorpresas. 

– Se aplica con el pelo lavado.
Este tipo de coloración no penetra, como la tradicional, en la estructura del cabello, sino que los pigmentos se depositan sobre la fibra capilar, sin afectar por ello a su permanencia. Por eso, aunque también se puede aplicar sobre el pelo seco, se opta por lavarlos previamente: Así nos aseguramos de que el cabello está libre de residuos que puedan perjudicar o ralentizar la coloración, explica Marina Morán, responsable de producto Naturalmente

– La textura y el olor. 
En vez de una textura cremosa como la de la coloración tradicional, está es más arenosa, con aspecto de barro. En cierto modo se puede decir que es menos cosmética y, una vez puesta en la cabeza, produce incluso un ligero efecto de peso inusual. Si la tradicional huele a amoniaco y a química, en la coloración con barro el aroma es a hierba, a campo, afirma Cristina Pérez.

– Doble aplicación. 
No siempre, pero cuando el objetivo sea conseguir una coloración de tonalidad oscura y fría (castaños, negros) hay que hacerlo en dos pasos. Se aplica primero una cataplasma que, tras el tiempo de exposición, puede dejar el pelo muy naranja. No te asustes, es para pigmentar y cubrir bien las canas. Después en un segundo paso, se matiza”, advierte Rogelaine Tomé da Costa, propietaria del salón Rogelaine Lifestyle. “Si tan sólo queremos cubrir la cana o llegar a tonalidades rojizas, cobrizas o doradas, con un paso será suficiente”, afirma María Morán.

– El tiempo de exposición.
El tiempo de exposición es más largo que en la coloración tradicional y, no digamos ya si se precisan dos pasos. Varía según el cabello. Si es más fino absorbe el color en menos tiempo. Los cabellos gruesos y las canas tardan más en colorearse, explica Rogelaine. También la temperatura del agua puede acortar el tiempo de exposición: Si el agua está más caliente potencia los taninos de las plantas gracias a los cuales conseguimos la coloración, disminuyendo el tiempo, explica Marina Morán que estima para el primer paso unos 25-30 minutos de exposición, y 15-20 para el segundo. 

– Envoltorio con film.
No es extraño que tras la aplicación de los barros te envuelvan la cabeza con una especie de celofán transparente: Es para mantener nuestra propia temperatura y, en cierto modo una forma de aumentar la eficacia de la coloración e incluso de reducir el tiempo exposición, explica Juan Carlos Fano, propietario y director de JC Fano Peluquería.

– La cobertura de canas.
A diferencia de la coloración tradicional que cubre totalmente las canas, la coloración con plantas las ‘emborracha’ creando un efecto natural, cálido y como de mechas, describe Cristina Pérez. Juan Carlos Fano apunta la importancia de tener las canas bien repartidas: Esto hace que el resultado sea más natural y el color quede más creíble, y explica que no esta no es una coloración para grandes transformaciones, sino para quienes quieren camuflar discretamente sus canas. La necesidad de una nueva coloración la marca, como siempre, el crecimiento del cabello por el efecto raíz, pero aquí es mucho más sutil: “Como la coloración con plantas pigmenta sobre todo el cabello más blanco, esa línea recta de la coloración tradicional no es tan evidente” explica Juan Carlos Fano, que reconoce que esto permite relajar un poco más los tiempos entre coloraciones. 

– Agua destilada para el cabello. 
“La utilizamos cuando el tratamiento lo permite, para respetar nuestra filosofía y la de nuestros clientes más puristas, afirma Marina Morán, pero explica que “la prioridad es asegurarse de que no existan residuos químicos que puedan alterar la eficacia de la coloración”, porque lo que, a veces, el cloro que contiene el agua resulta más útil. 

– Resultado impreciso.Se ofrece una carta de color porque necesitamos una pequeña referencia, pero se advierte al cliente que no quiere decir que salga exactamente con ese color, advierte Juan Carlos Fano, que considera esta coloración como un trabajo casi de investigación: Es un poco experimental, esto no es una ciencia exacta en la que sabes que si pones el 37 y el 11 te da dorado. Lo bueno que tiene es que nadie se va a pigmentar con nada que no sean plantas, y apunta la importancia de que, al sentido artístico del colorista, se una la tolerancia de la clienta: A la coloración con plantas no es bueno venir con ideas demasiado preconcebidas, las únicas expectativas deben ser querer abandonar el tinte convencional y obtener un resultado discreto”. Rogelaine advierte, además que, como se trabaja con plantas naturales, estas pueden variar según la cosecha y, aunque siempre se ponga los mismos barros, el resultado puede ser ligeramente diferente porque la planta es algo vivo. Por lo que insiste en lo mismo: En este sentido es muy importante que la clienta tenga una mentalidad abierta”.

– Posible efecto verdoso. 
El efecto verdoso lo produce una de las plantas, índigo, Es el que oscurece y aporta los tonos fríos y se utiliza siempre que tratamos con tonos castaños, explica Isabel Pérez Serpa, responsable artístico y pedagógico del departamento de educación de L’Oreal ProfessionnelEs importante controlar la cantidad de Índigo a utilizar y hay ser conscientes de que es un desarrollo natural en el cabello debido a la combinación de la planta, el agua caliente y el oxigeno, continúa la experta. Además, aunque notes cierto matiz verdoso al final el servicio en el salón, luego desaparece: Al tratarse de una coloración herbal y vegana los resultados evolucionan en unas horas”, tranquiliza la experta. 

– El mantenimiento.
Es importante, entre coloración y coloración, tratar el cabello con productos que sean naturales, lo hidraten y estimulen el crecimiento. Es recomendable usar productos naturales sin sulfatos en casa, para mantener los resultados, advierte Rogelaine aunque reconoce que algunos cabellos grasos necesitan los sulfatos para un resultado de limpieza total.

Centro Naturalmente – Desde 58 €

Coloración con plantas y salones

Los salones Naturalmente representan la filosofía de la marca italiana de cosmética bio-ética favorita de toda beauty addict por su amplia gama de productos capilares, facial, make up… Todos los tratamientos realizados en el salón contienen una formulación basada en sustancias botánicas y aromas puros de plantas y flores, cultivadas en todo el mundo en la agricultura biológica y biodinámica. Sus productos y tratamientos no contienen: SLS y SLES (Laureth Sulpha de sodio), Paraben (conservantes químicos), DEA, TEA, MEA (químicos espesantes), Formaldehído, conservantes químicos, perfumes y fragancias sintéticas (derivados del petróleo), EDTA (contaminantes MAR).

Artículo de https://www.harpersbazaar.com/es/belleza/pelo-belleza/g25302751/pelo-tinte-con-plantas-que-es-donde-hacerlo/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies